del vino y del buen vivir

Una noche con el diablo

En un esfuerzo por refrescar su imagen y acercarse a los jóvenes, la marca chilena Casillero del Diablo, una de las más populares de la Bodega Concha y Toro, convocó esta semana en el bar Walther de la colonia Roma a un grupo de periodistas, socialités y enófilos para degustar la presentación de su nueva colección, Devil’s Collection, compuesta de un tinto y un blanco.

Con una publicidad e imagen desenfadada, y una leyenda que coquetea con el lado alburiento del consumidor -It’s time to be a Devil-, la marca apuesta por seducir el paladar de los chavos y enfatiza el hecho de que no se requiere ser un experto para beber vino.

Devil’s Collection nace de una cuidada selección de uvas de los viñedos de Casillero del Diablo. El blend “White” se origina en el Valle de Casablanca, considerado uno de los mejores de Chile para el cultivo de cepas blancas gracias a su cercanía con el mar y su altitud. El Valle de Rapel, por otro lado, da origen al Devil’s Collection “Red”.

La noche del miércoles 8 de octubre comenzó bien en el Walther. Un ambiente coqueto,  a media luz y con tonalidades rojas y negras le dieron sensualidad a la decoración de este bar con ínfulas de loft neoyorquino. En la “experiencia sensorial” una experta sommelier incitó a los asistentes a competir en equipos para lograr el mejor ensamble de vinos de algunas  cepas que utiliza la marca, entre ellas Shiraz, Cabernet Sauvignon y Merlot.

Terminada la experiencia, un hábil séquito de meseros guió a los asistentes al “inframundo”, un sótano de paredes derruidas y un look muy al estilo de los años 20, con el que los organizadores evocaban la soterrada cava chilena en la que nació el vino. Ya en el fondo del bar y entrada la noche, comenzó la fiesta. Las copas de tinto y blanco se multiplicaron acompañadas de ritmos electrónicos y sabrosos bocadillos, entre ellos tapas de papa con chorizo y ceviche de atún, los cuales agregaron sabor a la velada.

En un esfuerzo por refrescar su imagen y acercarse a los jóvenes, la marca chilena Casillero del Diablo, una de las más populares de la Bodega Concha y Toro, convocó esta semana en el bar Walther de la colonia Roma a un grupo de periodistas, socialités y enófilos para degustar la presentación de su nueva colección, Devil’s Collection, compuesta de un tinto y un blanco.

Con una publicidad e imagen desenfadada, y una leyenda que coquetea con el lado alburiento del consumidor -It’s time to be a Devil-, la marca apuesta por seducir el paladar de los chavos y enfatiza el hecho de que no se requiere ser un experto para beber vino.

Devil’s Collection nace de una cuidada selección de uvas de los viñedos de Casillero del Diablo. El blend “White” se origina en el Valle de Casablanca, considerado uno de los mejores de Chile para el cultivo de cepas blancas gracias a su cercanía con el mar y su altitud. El Valle de Rapel, por otro lado, da origen al Devil’s Collection “Red”.

La noche del miércoles 8 de octubre comenzó bien en el Walther. Un ambiente coqueto,  a media luz y con tonalidades rojas y negras le dieron sensualidad a la decoración de este bar con ínfulas de loft neoyorquino. En la “experiencia sensorial” una experta sommelier incitó a los asistentes a competir en equipos para lograr el mejor ensamble de vinos de algunas  cepas que utiliza la marca, entre ellas Shiraz, Cabernet Sauvignon y Merlot.

Terminada la experiencia, un hábil séquito de meseros guió a los asistentes al “inframundo”, un sótano de paredes derruidas y un look muy al estilo de los años 20, con el que los organizadores evocaban la soterrada cava chilena en la que nació el vino. Ya en el fondo del bar y entrada la noche, comenzó la fiesta. Las copas de tinto y blanco se multiplicaron acompañadas de ritmos electrónicos y sabrosos bocadillos, entre ellos tapas de papa con chorizo y ceviche de atún, los cuales agregaron sabor a la velada.