del vino y del buen vivir

Cata vertical Duetto

Bodegas de Santo Tomás, la más antigua de Baja California, realizó el pasado jueves en Casa Lamm, en el DF, una cata vertical de sus vinos Duetto, añadas 2005, 2007 y 2009, además de la presentación oficial de esta última etiqueta, ya a la venta en tiendas desde hace algo más de un mes.

La cata estuvo dirigida por el experto en vinos Jesús Diez, el sommelier de la vinícola, Juan Calos Tapia, y la enóloga artífice de estos vinos, Laura Zamora. Primero se probó el 2005, un ensamble de Cabernet Sauvignon (65 por ciento) y Tempranillo (35 por ciento), “un vino muy limpio y elegante, de aromas profundos en nariz y con arrestos de frutos rojos, que debido a su excelente acidez y equilibrio, bien puede guardarse otros dos años más”, afirmó Díez, encargado de presentar esta añada.

Siguió el 2007, también mezcla de Tempranillo (60 por ciento) y Cabernet Sauvignon (40 por ciento), un vino “cálido, de color rojo granate con tonalidades atejadas, aromas ahumados y complejos, de rica estructura tánica, pleno en boca, con notas a vainilla y frutos negros”, aseveró Tapia.

Finalmente llegó el 2009, presentado por Laura Zamora, la enóloga detrás de esta tercia de vinos. Con una crianza de 18 meses en barricas de roble francés para Cabernet Sauvignon y 12 para Tempranillo, así como 1 año de reposo en botella, Zamora lo describió como un vino “franco, potente, con taninos un poco más agresivos que los dos anteriores; en nariz hay mucha madera y aromas lácteos; en boca hay mentol, higo y especias”.

Agregó que este último ya ha ganado dos medallas de oro: la primera fue durante  el Concurso Tierra de Vinos 2015, en Ensenada, y la segunda en el San Francisco International Wine Competition 2015.

Terminada la cata Santiago Cosío, director de Bodegas de Santo Tomás presentó en coctel y de manera oficial el Duetto 2009. Al igual que otras cosechas, el diseño de la etiqueta corrió a cargo de un artista mexicano: Antonio Ibarra. “Textus” es el nombre de su pieza, una fotografía cuyo juego de colores hace alusión a la luz del sol y las texturas de la tierra bajacaliforniana.

Desde su lanzamiento en 1996, esta línea de vinos premium se ha caracterizado por incorporar el arte en sus botellas, rediseñando las etiquetas de cada nueva añada. La pieza de Ibarra se suma a otras realizadas por artistas como Roberto Cortázar, Estela Hussong, Kart W. C. Walters, Emilio Gironella, Oscar Guzmán, CeciliaGarcía Amaro y Marco Miranda.